La maternidad y sus matices: entrevista a Brenda Navarro

By junio 01, 2019 ,

Cuando leí por primera vez Casas Vacías, novela de la escritora mexicana Brenda Navarro, me dejó sabores amargos y emociones que, luego de un año, sigo sin poder describir. Necesitaba saber más sobre las protagonistas, los temas abordados en sus historias y lo que pasaba por la mente de la autora al aventurarse a visibilizarlos, por lo que me animé a entrevistarla. Si todavía no sabes de qué trata el libro te invito a ver la reseña que hice en mi canal de YouTube.

Hablar de Casas Vacías es hablar de dolor, desapariciones, violencia, impotencia y desesperanza, y el común denominador que encontró la autora fue la maternidad. «Sabía que las dos mujeres tenían que vivir un dolor que las uniera pero, a la vez, que ambas fueran representaciones de circunstancias distintas; que ese dolor tenía que nacer de lo más íntimo y solitario, así que pensé en la maternidad como tema», comentó.

Para mí como lectora, leer el libro fue muy fuerte, impactante e impotente, y para la autora, el proceso de escritura tuvo dos puntos clave: uno de ellos fue el borrador, escrito con los sentimientos a flor de piel y «con el cuerpo por delante». El segundo momento fue la reescritura, enfocada más en el uso certero del lenguaje, buscando las palabras más precisas para expresar las emociones de cada personaje: «leía con el cuerpo y escribía con el cuerpo».

Una de las preguntas más recurrentes con relación a Casas Vacías es ¿por qué hablar de maternidad y describir a dos madres que bien podrían quedar fuera de ese “concepto” de mujer amorosa e inmaculada? Ante esto, Brenda Navarro señaló que nunca tuvo la intención como tal de hablar específicamente sobre maternidad, sino de todas las cosas que pasan alrededor de la misma: «No creo que sea una novela antimaternidad, porque ambas mujeres sienten que pueden ser madres, y tan lo sienten que lo son. Creo que las dos se castigan más de la cuenta por la percepción que tienen de sí mismas, porque dentro de sus circunstancias, amaban a su hijo. En mi caso, más bien me di cuenta que la historia me decía que era necesario hablar de la maternidad, todos sus matices y lo que implica estar vivas y volverse madres, creo que esa era mi intención como escritora», explicó la autora feminista.

En la historia nunca se mencionan los nombres de las protagonistas. Durante toda la narración sólo las conocemos como “la madre de Daniel” y “la madre de Leonel”. Ante ésto, Navarro mencionó que «era una forma de decir que estas mujeres podíamos ser todas las mujeres que las leemos, o no ser ninguna». Pero también, «una manera de mostrar la forma en que somos ignoradas; cómo nos meten a todas en un mismo costal y todos los días en todos los lugares se está violando nuestros derechos de manera sistemática».

Otro de los temas abordados en la novela es la violencia de género: una de las madres, vive en un entorno sumamente machista y misógino dentro de su propia casa, es víctima de las circunstancias, pero también se vuelve parte de esa normalización que, como sociedad, le hemos dado a este tema. «Un país [México] con cifras tan alarmantes de mujeres asesinadas no es una sociedad propicia para el pleno ejercicio de ningún derecho, ni en lo personal ni en lo público. Hay una violencia simbólica hacia las mujeres que le está costando la vida a muchas».

La autora cuestionó el modelo educativo actual que existe en nuestro país cuando le pregunté sobre la libertad que tienen las mujeres al decidir si quieren ser madres o no. Además, también refirió la irresponsabilidad de los progenitores al ausentarse, usar a los hijos como armas de control hacia las mujeres, amenazar a sus parejas o a no dar pensión alimenticia, entre otros casos. «Nunca pensé en que esta novela fuera un estandarte de ningún tipo de lucha, porque creo que la literatura da espacio para hablar de todo sin tapujos. En la literatura no hay buenos ni malos; hay historias, hechos, etc. Y yo quería contar una historia que estuviera enmarcada en los problemas que a mí me preocupan», indicó.

Me parece que libros como éste son muy necesarios, no sólo para nosotras como feministas y promotoras de la literatura escrita por mujeres, sino también para aquellas personas que cuestionan y se preocupan por los problemas que tenemos como sociedad y que, la mayoría de las veces, son minimizados o normalizados, como es el caso de la maternidad y la imposición de lo que debería ser una buena madre, la libre decisión sobre nuestros cuerpos y el trato que recibimos, basado en una cultura y educación heteropatriarcal y la violencia vivida a diario dentro y fuera del hogar.

Casas Vacías es la lectura en Librosb4tipos de este mes, que está dedicado a la maternidad deseada, por ello decidí retomar esta entrevista, que realicé a principios de 2018. El debate de este libro será el próximo 2 de junio a las 20:00 horas en mi canal. Si quieres unirte a la lectura puedes leer el libro gratis en Bookmate.

You Might Also Like

0 comentarios